Abel Pintos – El Dominguero

 

 

 

Abel Pintos – El Dominguero

 

 

Me voy pa’l pueblo con mi pilcha dominguera
Camisa blanca, bombacha negra
En alpargatas, faja roja y corralera
Haciendo juego con mi cinto ‘e yacaré
Allí me espera mi guaynita enamorada
Pollera verde, blusa floreada
Y me le prendo a la cintura, y cara a cara
Meta valseao, rasguido doble y chamamé
El sombrero gris oscuro
Con un barbijo hasta el pañuelo justo al nudo
¡Quién me aguanta en la bailanta
Cuando embalado pego un fuerte sapukay!
Llevo el cuchillo afirmao a la cintura
De cuerno ‘e vaca, la empuñadura
Lo uso pa’ todo, tiene doble afiladura
Y más que nada pa’ defensa personal
Y cuando el sol asoma el pico en la alborada
Vuelvo en mi zaino pa’ la ranchada
Medio “caú” y en la billetera sin nada
Pero contento por haberla disfrutao
El sombrero gris oscuro
Con un barbijo hasta el pañuelo junto al nudo
Quién me aguanta en la bailanta
Cuando embalao pego un fuerte sapukay
Cuando embalao pego un fuerte sapukay
Cuando embalao pego un fuerte sapukay

 

La primera máquina de karaoke la introdujo el cantante Daisuke Inoue, pero el éxito fue un poco por casualidad, ya que la gente asistente a sus conciertos insistía en poder cantar junto a él, gracias al experimento interactivo tan novedoso. Cuando el cantante vió el gran potencial del invento, lo patentó en un primer modelo consistente en una máquina a la que había que echar una moneda para que funcionase

 

karaokes.com.ar

 

En América y Europa se hicieron bastante conocidos este tipo de actividades, sobre todo en los bares, cuyo público era mayormente joven. Principalmente, el corazón del canto al vacío son las máquinas de karaoke, las que constan de una pantalla, mecanismo de supresión de voz, lector de DVD’s, además del sistema de sonido. Al principio, las máquinas tenían un lector de cintas, pero luego se cambió a las clásicas cintas de DVD’s. Se han llegado a abrir lugares especiales en los que sólo se puede hacer karaoke, además de comer y beber. Sin embargo, hay otros lugares que no están dedicados completamente a prestar el servicio del karaoke, pero establecen algunos días de la semana para ofrecerlo. Hoy en día, las máquinas son mucho más modernas, con pantallas de alta definición y de gran tamaño, al igual que un sonido potente. De igual forma, existen concursos a nivel mundial de esto e, incluso, han llegado a ser televisados.